¿A qué huele el compostaje?

Antes de compostar en casa muchas personas se preguntan si el compostaje genera algún tipo de olor.

A nosotrxs también nos pasó. Por eso, antes de iniciarnos en el mundo del compostaje nos informamos bien sobre si esto era o no cierto, así como sobre los tipos de compostaje que existen y cuál de ellos se podría adaptar mejor a nuestras necesidades.

Partiendo de nuestra propia experiencia, te vamos a contar lo fundamental que debes saber: por qué el compostaje bien hecho NO huele, cuál es su olor natural y cómo el olor puede ser un indicador de que todo va bien o hay que cambiar algo.

¿Por qué el compostaje no desprende mal olor?

En cuanto a tipos de compostaje, nosotrxs nos decidimos por el vermicompostaje. Uno de los motivos fue porque con este tipo de compostaje las posibilidades de que se desprenda olor son casi inexistentes si realizas bien el proceso.

En el vermicompostaje las lombrices participan activamente, alimentándose de tus restos orgánicos y transformándolos en vermicompost.

Gracias a ello, el proceso es mucho más rápido que en otros tipos de compostaje. Por ello, la comida no se pudre (no le da tiempo) y por lo tanto, NO huele.

Tanto las lombrices como pequeños microorganismos se están alimentado de estos restos facilitando y acelerando su descomposición y su transformación en vermicompost.

Solía imaginarme el compost como algo pegajoso, maloliente, desagradable, complicado y científico, y he descubierto que ninguna de estas sensaciones ha resultado ser cierta
— Bea Johnson - libro "Residuo cero en casa"

El olor natural del compostaje

El olor natural del compostaje es como un ligero olor a tierra húmeda. Para nosotrxs es un olor muy similar a bosque.

Si eres de esas personas que disfruta con el contacto con la naturaleza seguramente apreciaras de manera positiva este ligero olor cuando abras tu compostadora. Eso si, tendrás que acercarte un poco a ella, pues nada más abrirla y desde lejos no se aprecia.

Compostadora Urbana está especialmente diseñada para interior (aunque también puedes ponerla en exterior). Por lo que puedes colocarla incluso dentro de la propia cocina. Nosotrxs la tenemos ahí y no desprende ningún tipo de olor.

¿Cómo se realiza un buen compostaje?

Si tu compostaje no desprende ningún olor desagradable es señal de que todo va bien.

Para que el proceso vaya como la seda sólo tendrás que tener en cuenta dos cosas:

  1. Cantidad de residuos orgánicos.

    Asegúrate de echar la proporción de restos adecuada para la cantidad de lombrices que viven en tu compostadora.

    Simplemente, echa de nuevo restos orgánicos cuando ya se hayan comido la gran parte de los que echaste la última vez.

    Las lombrices se van reproduciendo en función del espacio disponible por lo que según vaya pasando el tiempo y tengas más lombrices, más cantidad de restos orgánicos podrán procesar.

  2. Nivel de humedad.

    Lo ideal es que la compostadora tenga una humedad elevada, sin llegar a estar encharcada. Es decir, que cuando cojas un poco de contenido de la bandeja haga “chof, chof”.

    Si ves que esta demasiado encharcada puedes echar contenido seco como hojas secas del parque, tiras de cartón, papel, servilletas..

    Si ves que esta demasiado seco puedes humedecerlo con un poco de agua. (Consejo: deja antes reposar unas horas un vaso de agua para que se le vaya el cloro).

    Estas dos cosas (cantidad de residuos y nivel de humedad) serán las únicas comprobaciones básicas que deberás realizar de vez en cuando.

    De lo demás ya se encargan nuestras amigas las lombrices.

Ahora que ya sabes que el compostaje bien hecho no huele, que es sencillo y que puedes realizarlo incluso dentro de tu propia cocina, ¿te unes al CAMBIO?

#misrestosNOsonbasura, ¿y los tuyos?

Cuéntanos qué te ha parecido en los comentarios y si te ha gustado, ¡comparte!