6 consejos prácticos para alimentar adecuadamente a tus lombrices

Para que tu compostaje doméstico se realice de la mejor manera posible, hay que tener en cuenta estas recomendaciones a la hora de colocar los restos orgánicos dentro de la compostadora. Te damos 6 consejos prácticos para que tanto tú como tus lombrices estéis contentos durante todo el proceso.

Consejo nº 1 . Siempre que añadas alimento húmedo (restos vegetales), cúbrelos con restos secos como papel de periódico o cartón.

Esto hace que la humedad y el oxigeno dentro de tu compostadora esté mejor controlado. Además, si lo cubres bien con restos secos y pones por encima algunas hojas, las lombrices se sentirán muy cómodas con lo que comerán más rápido y se reproducirán mejor. Y por si esto fuera poco, todo esto ayudará a mantener alejadas las mosquitas de la fruta y otros insectos.

Consejo nº 2. Espera siempre a que tus lombrices hayan acabado con lo último que les echaste.

Cuando veas que ya se han comido todo, o al menos, la mayoría, puedes echarles de nuevo. De no ser así, puede ser que a las lombrices les guste más el alimento nuevo y dejen de comer lo anterior.

Consejo nº 3. Es mejor echarles poca cantidad, pero más a menudo.

Alimenta a tus lombrices con la cantidad más adecuada. Esto tienes que calcularlo teniendo en cuenta la cantidad de lombrices adultas que tienes. Además, ya sabes que en verano comen más y en invierno comen menos. En la entrada ¿qué cantidad es la adecuada para alimentar a tus lombrices? resolvemos esto.

Consejo nº 4. Nunca sobrealimentes a tus lombrices ni les eches comida podrida.

Si añades demasiada comida a tu vermicompostadora, no podrán comerla antes de que se pudra del todo. La comida en proceso de putrefacción atrae insectos no deseados, hace que las mosquitas de la fruta proliferen e incluso, puede causar mal olor dentro de tu compostadora. Evita que esto suceda a toda costa.

Consejo nº 5. ¿Te vas de vacaciones o vas a estar un tiempo lejos de tus lombrices?

Si te vas a ausentar menos de dos semanas:

  • Añade el alimento el día de antes o el mismo día que te vaya a ir. Siempre con la misma cantidad que les echas normalmente, recuerda que la mayoría de los problemas en la vermicompostadora vienen por alimentar demasiado a las lombrices.

  • Comprueba la climatología. Asegúrate que no hay grandes cambios de temperatura que puedan afectar a tus lombrices. Si es así, tomas las medida pertinentes.

  • Añade más restos secos si no hay demasiados. Mientras llegan los restos húmedos, podrán ir comiendo eso. No morirán de hambre.

Si te vas a ausentar más de dos semanas:

  • Añade el alimento el día de antes o el mismo día que te vaya a ir. Siempre con la misma cantidad que les echas normalmente, recuerda que la mayoría de los problemas en la vermicompostadora vienen por alimentar demasiado a las lombrices.

  • Comprueba la climatología. Asegúrate que no hay grandes cambios de temperatura que puedan afectar a tus lombrices.

  • Añade más restos secos como papel de periódico o cartón.

  • Puedes pedir a un amigo o amiga que vaya a casa a partir de 15 días para echarle un poco de alimento y a ver cómo van.

  • También puedes dejarle la compostadora a alguien en su casa para que te la cuide, y quién sabe, quizá se anima a compostar también ;)

Consejo nº 6. Puedes echar tus restos de poda o jardín, pero tienes que tratarlo un poco antes.

Tus lombrices se van a comer estos restos como lo harían con cualquier otro alimento en descomposición, lo único que quizás tengas que prepararlos previamente. El tema es que tus restos de jardín o huerto suelen tener tallos y hojas grandes, por lo que necesitas trocearlos o incluso hablandarlos remojandolos la noche anterior en agua antes de meterlos en la compostadora. Tardarán un poco en descomponerse y entonces será cuando tus lombrices empiecen a comerlos.

Y tú, ¿aplicas ya estos consejos? ¿Te gustaría aportar alguno más?

Cuéntanoslo en los comentarios y síguenos en Facebook o Instagram para no perderte nada.