Los 4 principales miedos sobre el compostaje doméstico

Ya sabes que compostar tus restos orgánicos en casa en bueno para el planeta, reduces la cantidad de basura que envías al vertedero, que es un herramienta educativa para niños y un ejemplo para tu grupo de amigos, entonces, ¿qué es lo que te impide comenzar a convertir tu basura en compost?

Seguramente tengas la mayoría de los siguientes miedos, quizá tengas la creencia de que van a ocurrir circunstancias que no vas a poder manejar y, después de todo, ¿quién tiene tiempo para complicarse la vida?

En esta entrada te voy a hablar de los 4 principales miedos que tenemos todxs antes de empezar a funcionar nuestro sistema de compostaje doméstico, ¿quieres conocerlos?

Miedo nº 1. Me imagino un éxodo masivo de lombrices.

Este es la principal creencia que tenemos antes de poner en marcha nuestro sistema de vermicompostaje. Pensamos que las lombrices se escaparán y que se llenará la casa de estos simpáticos animalitos.

Pero, tengo buenas noticas para tí, cuida de ellas y jamás se saldrán de tu compostadora. Las lombrices no pueden sobrevivir fuera del hábitat que les has preparado y ellas no van a querer huir a no ser que las condiciones dentro sean verdaderamente malas.

Yo esto siempre lo comparo con cualquier animal. Si tú vives con un perro o un gato, aunque les dejes la puerta abierta, volverá a su hogar porque se encuentra cómodos allí, dónde se siente cuidado. A las lombrices les pasa lo mismo. Cuídalas y no se querrán ir.

Miedo nº 2. La compostadora desprende mal olor.

¿Es imposible que la compostadora desprenda mal olor? No, no es imposible, pero te lo tienes que proponer.

Que tu compostadora huela es un indicativo de que algo va mal y hay que solucionarlo. ¿Qué puedo hacer para que esto suceda?:

  • Demasiada agua significa descomposición anaeróbina. Si la bandeja de tu vermicompostadora está empapada, quiere decir que no hay suficiente oxígeno para que se pueda dar una descomposición aeróbica de los alimentos. Con una humedad cercana al 80%, es un entorno ideal para que esto no suceda.

  • Echar demasiada comida a tus lombrices. Si añades más comida de la que las lombrices pueden comer en una semana o así, estos alimentos se empezarán a compostar sólos y es posible que desprendan mal olor.

  • No cubrir la comida con el contenido de la bandeja. Asegúrate de enterrar un poco la comida cada vez que les eches con el contenido de la bandeja. Esto evitará el mal olor.

Puedes ver más en nuestra entrada, ¿a qué huele el compostaje?

Miedo nº 3. Voy a tener que tocar a las lombrices.

Es verdad que en algún momento tendrás que tocar alguna (aunque sea con guantes) pero es raro que tengas que mantener un puñado de ellas en tu mano.

Cuando llegan a tu casa, vienen en un bote con la ventilación adecuada, lo único que tienes que hacer es ponerlas en la bandeja directamente desde el bote y ellas solitas se van acomodando, no tienes que hacer nada más.

Además, ¿quién te ha dicho que a ellas les gusta que las toques?

Lombrices rojas californianas.jpg

Miedo nº 4. Voy a atraer la atención de bichos no deseados.

Simplemente con colocar tu compostadora en un entorno doméstico como tu cocina o terraza, alimentando a tus lombrices con la cantidad adecuada y cubriendo el alimento con el contenido de la bandeja, no debes preocuparte por visitas no deseadas.

De todas formas, tienes que saber que tus vermicompostadora es como un organismo y que no sólo viven tus lombrices. Existen otros bichitos descomponedores que te ayudan en el compostaje, son totalmente beneficiosos y no generan ninguna molestia.


Y tú, ¿tienes algún miedo que te impida compostar en casa?


Cuéntanoslo en los comentarios y síguenos en Facebook o Instagram para no perderte nada.