5 mitos desenmascarados sobre el compostaje

Seguramente ya sepas los increíbles beneficios del vermicompost y el fertilizante líquido para tus plantas y/o huerto.

También… sabrás la gran cantidad de residuos que reduces, evitando que terminen en el vertedero.

Aún así no te acabas de decidir sobre si compostar o no en casa porque piensas que:

  • Es demasiado complicado y lleva mucho tiempo

  • El compost huele mal

  • Necesitas mucho espacio

  • Es necesario tener un lugar al aire libre para colocar la compostadora

  • Compostar no es para todo el mundo

Ninguno de estos mitos es cierto. Así que vamos a desenmascararlos uno a uno y descubrir la realidad que hay detrás de ellos.

Mito nº 1: Compostar en casa es complicado y lleva demasiado tiempo.

REALIDAD: Hacer compost es un proceso fácil, natural y muuuy gratificante. Para realizar un buen compostaje únicamente tendrás que realizar dos comprobaciones básicas:

  1. Cantidad de restos orgánicos a depositar en tu vermicompostadora. Asegúrate de que ya se han comido la gran parte de lo que les echaste la última vez antes de echar más restos orgánicos. Las lombrices se van reproduciendo en función del espacio disponible por lo que según vaya pasando el tiempo y tengas más lombrices, más cantidad de restos orgánicos podrán procesar.

  2. Nivel de humedad. Lo ideal es que la compostadora tenga una humedad elevada, sin llegar a estar encharcada. Es decir, que cuando cojas un poco de contenido de la bandeja haga “chof, chof”.

    Si ves que esta demasiado encharcada puedes echar contenido seco como hojas secas del parque, tiras de cartón, papel, servilletas..

    Si ves que esta demasiado seco puedes humedecerlo con un poco de agua. (Consejo: deja antes reposar unas horas un vaso de agua para que se le vaya el cloro).

    Todo ello te llevará aproximadamente sólo unos 5 minutos a la semana. ¿No te parece fácil y rápido?

Mito nº 2: El compost huele mal.

REALIDAD: El compostaje bien hecho NO huele. Su olor natural es un ligero olor a tierra húmeda. Si quieres saber más sobre el olor en el compostaje puedes leer la entrada donde te hablamos más profundamente sobre ello pinchando aquí.

Mito nº 3: Para hacer compost se necesita mucho espacio.

REALIDAD: En la actualidad hay muchos tipos de compostadoras diferentes, unas más grandes y otras más pequeñas. Compostadora Urbana, por ejemplo, entra casi en cualquier rinconcito de la casa, por lo que no necesitas disponer de mucho espacio. Sus medidas son: 50,5 x 60,5 x 38 cm.

91opPfKZbxL._SL1500_.jpg

Mito nº 4: Es necesario tener terraza o jardín para compostar en casa

REALIDAD: No es necesario. Compostadora Urbana es una vermicompostadora diseñada especialmente para interior. Aunque también puedes colocarla en exterior teniendo en cuenta el rango de temperatura aconsejable (5º-35ºC). Nosotrxs la tenemos en la cocina y nos encanta porque así la tenemos a mano para depositar los restos orgánicos. Además, está pensada para acercar la posibilidad del compostaje doméstico a las ciudades, donde es complicado tener terraza o jardín.

Mito nº 5: El compostaje no es apto para todo el mundo

REALIDAD: Cualquier persona que esté interesada puede comenzar a hacer su propio compost. No se necesitan conocimientos previos, sólo deberás saber algunos trucos prácticos y realizar de vez en cuando las comprobaciones básicas de las que hemos hablado antes (en el mito nº1) para que todo vaya bien.

Lo único que necesitas para empezar a compostar en casa es una vermicompostadora, restos orgánicos (los cuáles generamos todo el mundo) y una pizquita de ganas.

¿Nos dejamos algún mito?

Escríbelo en los comentarios y cuéntanos que te ha parecido.

Y si te ha gustado, ¡comparte!