10 reglas básicas para compostar en casa

¿Te habías imaginado alguna vez compostar dentro de tu propia casa?

En países como Inglaterra, Francia o Alemania es algo muy habitual

Una compostadora con lombrices (vermicompostadora) es una forma estupenda de convertir los restos orgánicos de tu hogar en vermicompost.

Sobre todo cuando vives en la ciudad, tienes un espacio limitado, a lo mejor no dispones de terraza o jardín y te gusta mantener la estética de tu hogar.

Aquí te mostramos 10 reglas básicas a tener en cuenta para que el compostaje se realice de manera limpia y evitando malos olores.

1. Coloca la compostadora en un lugar sombreado.

No importa si la colocas dentro de tu propia casa o fuera en tu terraza o patio, pero asegúrate de colocarla en un lugar fresco y sombreado. Nuestras amigas las lombrices son muy sensibles a la luz del sol, de hecho, una lombriz expuesta de manera directa a los rayos del sol puede morir en unos pocos minutos.

Estas lombrices, de 14°C a 27°C alcanzan la máxima capacidad de reproducción y rendimiento, se reproducirán menos durante los meses mas cálidos y los mas fríos (tranquilx, la reproducción se autorregula en función del espacio que tengan disponible)

El rango de temperatura en el que pueden vivir está entre los 5ºC y los 35ºC.

2. Elije bien las lombrices que te ayudarán en el proceso de compostaje.

Nosotrxs te recomendamos la lombriz roja Californiana. Este tipo de lombriz avanza excavando en el terreno a medida que come, depositando sus defecciones y convirtiendo este terreno en uno mucho mas fértil que el que pueda lograrse con los mejores fertilizantes artificiales.

Las lombrices adultas pesan de 0,24 hasta 1,4 gramos, comiendo la mitad de su peso al día, de la cual un 55% se traduce en abono, lo que las hace muy eficientes para este tipo de sistema de compostaje.

3. Las lombrices son vegetarianas... y no tienen dientes.

Su comida favorita son tus restos vegetales frescos (no importa que estén dañados o marchitos) de patata, de tomate, calabacín, pepino, fresas, remolacha, zanahoria, cáscaras de plátano...

Nunca debes darles carne, pescado, aceites o lácteos. Tampoco se comerán comida cocida que te sobre como arroz o pasta. Aunque son vegetarianas, los cítricos como la naranja, el limón, la mandarina o el jengibre no son buenos para ellas. 

Es importante saber también que la cáscaras de huevo tienen que ir muy molidas pues si no son como cuchillas para ellas. También se alimentan del cartón de los envases de los huevos, las hojas de los cuadernos que vamos a tirar y el papel periódico.

Recuerda además que las lombrices no tienen dientes, por eso dale el alimento algo picado pero nunca hecho una papilla.

4. ¡Cuidado con el café!

Les encanta los posos de café pero cuidado con esto, te recomendamos no darles más del 3% del total de la comida ya que es un alimento muy ácido para ellas y más cantidad las podría poner en peligro.

5. El ajo y la cebolla...lejos por favor.

A las lombrices no les gustan las cebollas ni el ajo, así que mejor este tipo de restos al contenedor orgánico de tu ciudad.

6. No las sobrealimentes.

Ten en cuenta que la compostadora no puede ser usada como un cubo de basura de restos orgánicos, tienes que alimentar a las lombrices cuando se hayan comido lo anterior que les echaste. Por ello puedes acumular todos los residuos de la semana en un envase con tapa bien cerrado (con el fin de evitar olores) y cuando detectes que ya se han comido lo ultimo, agrégales otra tanda de 3 cm como máximo y hasta que no se coman todo no les des más comida ya que si no irán a por lo nuevo y dejarán lo anterior. 

7. La humedad, en su justa medida.

Tanto la falta de humedad como el exceso provoca fugas de lombriz. Toleran niveles de humedad comprendidos entre el 55 y el 80%, aunque es recomendable estar lo mas cerca del 80% para facilitarles la succión de la comida. Al alimentarlas con restos frescos de frutas y verduras, en general no vas a tener que preocuparnos de la humedad, aún así puedes hacer la prueba cogiendo un puñado y apretar, tienen que salir unas 2 o 3 gotas de agua, entonces sabrás que está cercana al 80%. Lo ideal es que haga “chof, chof”.

8. Las lombrices duplican su número cada tres meses...hasta que dejan de reproducirse.

Cada tres meses aproximadamente las lombrices duplican su número, siempre y cuando tengan espacio y comida suficiente. Tienes que saber que llegará un momento que si no les das más espacio, dejarán de reproducirse ya que son animales muy territoriales.

9. Recoge el compost... pero deja que se vayan del todo.

Por lo general, tardarán en llenar una bandeja entre 3 y 4 meses. Separar a las lombrices del compost es un proceso muy sencillo. Solo hay que dejarlas uno o dos días sin alimento una vez hayan ingerido todo y después colocar alimento nuevo en la siguiente bandeja.

La mayoría de las lombrices en busca de alimento subirán a la nueva bandeja en solo unas horas. Aunque ten en cuenta que en el compost aún quedarán los capullos y las pequeñas lombrices, para que estas lleguen a trasladarse es necesario esperar al menos 30 días, de esta manera te quedarán capullos, pequeñas lombrices, y un porcentaje de adultos para continuar con el compostaje. 

10. El té de lombriz hace feliz a tus plantas.

El té de lombriz es el fertilizante líquido resultante de tu proceso de compostaje. Úsalo para regar tus plantas, tu huerto o tu jardín. Diluye el té a una proporción de 1 parte de té por cada 3 de agua cuando riegues; debe tener una transparencia parecida a la de una taza de té negro.

¿Que te han parecido estas 10 reglas básicas?, ¿añadirías alguna más?

Escríbelo en los comentarios y si te ha gustado, ¡comparte!